Llevar el mensaje de Francisco a las periferias digitales

Pilar Tulián es platense, y se especializa en comunicación digital. Entusiasmada por las posibilidades que el mundo digital ofrece, decidió explorar este ambiente para descubrir si es posible acercarse a Dios utilizando Internet y el resultado ha sido un libro: “@Pontifex. Rezar con el Papa Francisco”. Compartimos su testimonio.

De Argentina
Opus Dei - Llevar el mensaje de Francisco a las periferias digitales El papa Francisco suma seguidores y es uno de los más buscados en la Web

Hace ya varios años que estoy desarrollando la comunicación de valores a través de Internet y cómo hacer un buen uso de las redes sociales. Muchas veces se enfoca el mundo digital como un lugar de dispersión y de distracción y quise explorar este universo para ver si se podría rezar utilizando Internet.

La llegada del Papa Francisco al mundo digital sorprendió hasta al más experto en redes sociales. Mes a mes el pontífice suma seguidores y ha pasado a ser el referente más buscado en Internet (por ejemplo, siete veces más citado que Leo Messi).

Francisco cuenta con más de 15 millones de seguidores, lo que lo convierte en el líder con mayor eco en la red social. Basta conocer que el promedio de retuits (repetición de la frase escrita ese día) es de 6.600, dejando muy atrás a Obama, que lleva un promedio de alrededor de 2.300 retuits por mensaje. ¿Qué dice para lograr semejante interés? Lo más curioso es que el Papa no escribe sus tuits: El camina, saluda, sonríe, "primerea", se saca una selfie, consuela, hace vida lo que enseña... y eso se comunica, se tuitea.

No son pocas las personas que me contaron que abrieron una cuenta en Twitter sólo para poder leer los tuits del Papa. Entonces me pregunté: ¿qué pasa con aquellos hombres y mujeres que no utilizan Internet y están excluidos del ámbito digital -porque no tienen tiempo, no saben, o no les gusta-, pero que quieren conocer lo que dice el Papa?

Allí comenzó a gestarse la idea de escribir un libro, no sólo como un texto de "recopilación", sino como una herramienta para hacer oración: ¿por qué no saltar de la mera lectura digital a la meditación personal de los tuits del Papa? De esta manera encontraba respuestas a la pregunta de si se puede rezar utilizando Internet.

El Papa Francisco nos había animado en la JMJ de Río a "hacer lío" sin especificar la forma, pero con originalidad, en el lugar donde nos encontrábamos, llegando a más gente, buscando propagar el mensaje de la Iglesia... Y se me ocurrió llegar a las periferias digitales para acercarles la oración. Así fue cómo surgió @Pontifex #Rezar con el Papa Francisco.

Frases breves

Muchos escritores espirituales usaron frases cortas para ayudar a los lectores a rezar. De hecho, mientras escribía el libro recordaba las veces que me había ayudado en mis momentos de oración y encuentro con Dios los puntos de Camino, de Surco o de Forja de san Josemaría. Al principio pensé en poner sólo los tuits ordenados en capítulos según los temas para ayudar a rezar de acuerdo a la ocasión. Luego decidí agregar un breve examen para internalizar mejor lo que el Papa invita a reflexionar. A su vez, en cada capítulo añadí una homilía o saludo del pontífice para terminar de meditar lo que Francisco expone en los tuits sobre oración, vida de fe, amor, paz... recordando lo que puse en el prólogo: "La idea de estas páginas no es animarte a abrir una cuenta de Twitter para que puedas retuitear cada mensaje del Papa, sino que –al leerlos– los lleves a tu vida y te entusiasmes con Cristo. Y que la palabra del Papa Francisco hecha "tuit" sea un camino para acercarte a ese Dios tierno y misericordioso del que @pontifex nos habla con tanta pasión".

Son muchos los comentarios que me llegan sobre el libro. "No lo terminé porque lo leo despacito" me dijo una señora que acabo de conocer. "La persona a la que se lo regalé ya lo leyó dos veces porque le ayuda mucho", me escribió una amiga desde el sur argentino. Me conmovió una carta de puño y letra (en la era de la tecnología esto es destacable) de un párroco que decía: "Comienzo a rezar cada mañana junto al Oficio Divino motivado por estos tuits". También supe que están usando el libro en los colegios para las clases de religión con los chicos de secundario. Y hasta me enteré de un adolescente de 14 años que le sugirió a su mamá dejar el libro en el auto para leerlo en los viajes.

@Pontifex. #Rezar con el Papa Francisco es un buen desafío que me anima a seguir trabajando en nuevos proyectos para ayudar a buscar y encontrar a Dios "en" y "desde" lasperiferias digitales.