Argentinos y argentinas relatan favores recibidos

A continuación les acercamos los relatos, en primera persona, de quienes recibieron favores por la intercesión de San Josemaría o Álvaro del Portillo y compartieron su testimonio con la Oficina de Comunicación (info.ar@opusdei.org)

De Argentina

Algunos favores atribuidos a la intercesión San Josemaría

“Recibí una gracia de san Josemaria”

Nombre: Luis Miguel Mirco
Fecha del favor: 15 de noviembre del 2013
Lugar: Chamaico, La Pampa, Argentina

“Soy estudiante y recibí una gracia de San Josemaría. Necesitaba conseguir un trabajo porque me encuentro en una situación muy difícil. Una amiga me había facilitado una estampa de san Josemaría y decidí rezarle pidiéndole por esa intención. Le recé durante una semana pidiéndole con insistencia que intercediera ante Dios por mí para que me ayudara. Finalmente san Josemaría me concedió un trabajo en un campo ubicado en Chamaico, La Pampa.”

Reparando anteojos en el cerrajero

Nombre: Gloria Raffo
Fecha del favor: 6 de octubre del 2002 (enviado en 2012)
Lugar: Buenos Aires, Argentina

"Era el sábado 6 de octubre, fecha en la que se celebró la canonización de san Josemaría en el 2002 y a una amiga se le había salido uno de los vidrios del anteojo. Necesitábamos repararlo cuanto antes, pero por más que lo intentábamos no podíamos colocarlo en el marco, no teníamos las herramientas adecuadas para hacerlo. Salí a la calle para buscar una óptica. Era sábado y ya era casi de noche, casi no quedaban negocios abiertos y mucho menos una óptica. Caminé y busqué por varias cuadras, hasta que decidí regresar a mi casa un poco desanimada. Ya de regreso me encontré con un local abierto... ¡pero era una CERRAJERIA! Le pedí a san Josemaría que me atendieran y que lograran reparar los anteojos que tanto necesitaba mi amiga. Entré al negocio y le comenté al señor que estaba atendiendo que yo sabía que ese no era el lugar indicado para reparar los anteojos, pero que no tenía otra opción. Al principio el señor dudó porque el cristal se podía romper, pero finalmente se decidió y lo intentó. ¡En unos pocos segundos la lente del anteojo estaba reparada! Atribuyo este favor a san Josemaría porque es insólito que estuviera abierto ese negocio, que siendo una cerrajería me hayan atendido igual y porque se lo pedí especialmente a san Josemaría al entrar al local."

Algunos favores atribuidos a la intercesión de Álvaro del Portillo

“No funciona el video”

Nombre: Victoria W.
Lugar: San Telmo, Buenos Aires, Argentina
Fecha: comienzos de septiembre de 2012

Un día, el capellán de la institución en la que trabajo, me pidió que proyectara un video de don Álvaro al personal administrativo para darlo a conocer. Decidimos, con una colega, hacer dos proyecciones (dos días distintos) para que más gente pudiera verlo.

No estuve presente en el momento en el que mi colega proyectó el video por primera vez. Pero me dijo que había tenido muchos problemas técnicos y que la calidad de la imagen había sido bastante baja, entre otras cosas.

La mañana que me correspondió hacer a mí la proyección, previne la situación haciendo un par de pruebas. Pero los desperfectos seguían. No conseguía que se viera bien, se escuchaba mal...

Se me acabó el tiempo de prueba y tuve que ocuparme de otros asuntos. Así llegó la hora de la proyección. Camino a la sala donde se proyectaría el video del milagro de Don Álvaro, le recé una estampa. Le pedí “es tu video, ocupate, por favor!”. Vi a la gente sentarse, saludarse... y yo con una sonrisa como si nada pasara (¡era una bola de nervios!). El capellán apagó las luces y me dio la señal para comenzar. Puse PLAY. El video se vio perfecto. La imagen estaba nítida como nunca, el sonido funcionó a la perfección y el proyector conectó de maravilla con la pc (todas estos inconvenientes habían surgido en la prueba). Nadie notó nada. Solo lo supimos el personal técnico y yo.

“¿Y el cable?”

Nombre: Victoria W.
Lugar: San Telmo, Buenos Aires, Argentina
Fecha: comienzos de septiembre de 2012

Una tarde, después del almuerzo, pasé a dar un saludo express a unas amigas en su oficina. Al poco tiempo de saludarlas, una me expresó su preocupación porque no encontraba el cable de una cámara de fotos del trabajo y la necesitaba para hacer una entrega urgente. Mientras ellas se pusieron a buscar el cable, yo les repetía: “¿Por qué no le piden a don Álvaro?”. Me ignoraron y continuaron con su búsqueda. Se los sugerí una vez más. Nada… siguieron buscando cada vez más nerviosas. Una tercera... una de ellas me miró con cariño como diciendo “mejor buscar, ¿no?”.

Entonces me senté en la pc de una de ellas. Googleé “Estampa de don Álvaro” y luego de decir: “bueno, rezo yo”, empecé a leerla. Me acompañaron en el padrenuestro, avemaría y gloria, mientras seguían buscando. Una dijo: “Sería muy loco que apareciera ahora”. A lo que la otra contestó: “¿te imaginás?”, y de pronto una de ellas dijo sorprendida: “¡Acá está!”. Salté de la alegría. Festejé con ellas y me fui a mi oficina. Las dejé en shock. Hoy cada una tiene una estampa de don Álvaro en su escritorio.

Estampa de San Josemaría en texto y en audio

Estampa de San Josemaría para descargar e imprimir en todos los idiomas

Enseñanzas de San Josemaría

Estampa de Álvaro del Portillo en texto y en audio

Video sobre el milagro que permitirá la beatificación de Álvaro del Portillo

Todo sobre la beatificación de Álvaro del Portillo