“Al servicio del desarrollo de todos"

De Argentina

Con ocasión de algunas noticias publicadas en el día de hoy, nos parece oportuno decir que el Opus Dei -institución de la Iglesia Católica- trabaja para promover el bien espiritual y material de toda clase de personas, al servicio del desarrollo de todos, independientemente de su condición social,  ideología, religión o postura política.

Hace casi 63 años que el Opus Dei desarrolla su actividad formativa, educativa y asistencial en Argentina. Aunque no importan los números sino cada ser humano, es incontable la cantidad de personas que han participado durante estos años en las diferentes actividades de formación espiritual y humana, que se ofrecen en nuestro país y en el mundo entero.

San Josemaría, fundador del Opus Dei, explicaba que su misión es promover entre hombres y mujeres de toda condición una vida plena de fe en medio de sus afanes y tareas cotidianas, contribuyendo así a la evangelización y a la edificación de la sociedad, sumando a las más variadas personas –incluso a los no cristianos– tras el fin noble de promover el desarrollo de todas las personas, comenzando por los más necesitados.

San Josemaría nos recuerda: “El Opus Dei es una catequesis que está extendiéndose por el mundo. Con afirmaciones positivas, afectuosas. Palabras de comprensión; nada de discusiones ni de luchas. No combatimos a nadie, amamos a todos”. Y continúa: “No me cansaré de repetir que una de las más evidentes características del Opus Dei es su amor a la libertad y a la comprensión: en lo humano quiero dejaros como herencia el amor a la libertad y el buen humor”. Este espíritu es el que anima las actividades y vivencias de las personas que comparten el espíritu de San Josemaría en el Opus Dei.

  • Juan Pablo Cannata