Beato Álvaro del Portillo

Beato Álvaro del Portillo

Fiel colaborador de san Josemaría fue, además, su primer sucesor al frente del Opus Dei. Sacerdote ejemplar, sirvió a la Iglesia en todo momento. Colaboró en los trabajos del Concilio Vaticano II. Recibió la ordenación episcopal en 1991 de manos de Juan Pablo II.

Venerable Montse Grases

Venerable Montse Grases

En plena juventud, Montse percibió la llamada de Dios a servirle en la vida ordinaria. Transmitió a sus amigos y parientes la paz de la cercanía a Dios, manifestada con ejemplaridad a raíz de la dura enfermedad que le produjo la muerte.

Guadalupe Ortiz de Landázuri

Guadalupe Ortiz de Landázuri

En 1944 conoció a san Josemaría. Buscó siempre la profesionalidad en los diversos trabajos que empeñó -que variaron desde la investigación química hasta las tareas del hogar-. Impulsó el inicio y la consolidación del Opus Dei en diversos lugares.

Isidoro Zorzano

Isidoro Zorzano

Ingeniero de gran prestigio entre sus compañeros, supo convertir su trabajo en oración. En 1930 pidió la admisión en el Opus Dei. Ayudó con heroicidad a san Josemaría y otros fieles durante la Guerra Civil española.

José Luis Múzquiz

José Luis Múzquiz

José Luis Múzquiz de Miguel nació en Badajoz el día 14 de octubre de 1912. Ayudó a San Josemaría a extender la labor del Opus Dei por numerosos países, especialmente Estados Unidos.

Dora del Hoyo

Dora del Hoyo

Fiel del Opus Dei desde 1946, se ocupaba de las tareas del hogar. Supo descubrir el significado santificador y apostólico que se esconde detrás de cada acción aparentemente trivial, conjugando el espíritu de servicio y la competencia profesional.

Toni Zweifel

Toni Zweifel

Ingeniero suizo. Dirigió una fundación que impulsa proyectos de desarrollo en cuatro continentes. Aceptó la voluntad de Dios cuando, todavía joven, se vio aquejado de una enfermedad mortal. Poco antes de morir decía que su vida había sido “una historia de amor con Dios”.

Tomás y Paquita

Tomás y Paquita

Fueron ambos Supernumerarios del Opus Dei. Fieles al espíritu del Opus Dei, transmitieron a sus hijos y a otras muchas personas un ejemplo de vida cristiana. Con palabras de San Josemaría Escrivá de Balaguer, hicieron de su casa “un hogar luminoso y alegre”.

Ernesto Cofiño

Ernesto Cofiño

Pediatra y padre de cinco hijos, buscó tratar intensamente a Dios y servir a los demás, empeñándose por mejorar su salud física y espiritual. Impulsó diversas obras de asistenciales en su país.

José María Hernández Garnica

José María Hernández Garnica

Sacerdote, ingeniero de Minas y doctor en Ciencias Naturales y en Teología, colaboró con el Fundador en la expansión del Opus Dei por Europa, con gran alegría y espíritu de sacrificio.

Matrimonio Ortiz de Landázuri

Matrimonio Ortiz de Landázuri

Eduardo, médico y catedrático, puso toda su ciencia al servicio de Dios y de los enfermos que acudían a su consulta. Laurita, licenciada en Farmacia, construyó junto con su marido una familia cristiana alegre y numerosa.

Encarnita Ortega

Encarnita Ortega

Tras conocer a san Josemaría en 1941, le ayudó a extender entre las mujeres la llamada universal a la santidad. En 1946 se trasladó a Roma y desde allí trabajó en la expansión del Opus Dei por todo el mundo. Su vida fue la de una mujer normal, atenta a seguir siempre la voluntad de Dios.