Se presentó el documental Trabajar para los demás, en la Universidad Austral

A pocos días de la ceremonia internacional de la beatificación de Álvaro del Portillo, primer sucesor de san Josemaría al frente del Opus Dei, se presentó el documental Trabajar para los demás, con Álvaro del Portillo en la Universidad Austral en un evento al que asistieron 250 personas.

De Argentina
Opus Dei - Se presentó el documental Trabajar para los demás, en la Universidad Austral

En el marco del evento “Enfrentar la incertidumbre según los nuevos santos”, Juan Martín Ezratty presentó su último trabajo: un documental de historias reales, de personas que salieron delante de las situaciones más adversas gracias al impulso que encontraron en instituciones solidarias y educativas que surgieron por el empuje de Álvaro del Portillo.    

Ezratty, cuyo último trabajo, televisado por el canal de National Geographic, es el documental Francisco, un papa entre la gente, logra mostrar la fuerza y la vida de Latinoamérica a través de su tierra y de su gente, y cómo el mensaje de Álvaro del Portillo inspira y moviliza a miles de personas en el subcontinente. “Filmando este documental descubrí también que Álvaro supo desarrollar operativamente el espíritu de san Josemaría.”  

Trabajar para los demás es una coproducción en la que participaron 9 países: Argentina, Guatemala, Perú, El Salvador, Brasil, Uruguay, Colombia, Ecuador y Chile. Desde Guatemala hasta Buenos Aires van surgiendo las historias en las que conocemos el espíritu y las vicisitudes de hombres y mujeres que trabajan por un mundo mejor, un mundo de paz y de justicia. 

Participó también Mariano Fazio, vicario regional del Opus Dei, quien habló sobre los “ Hombres de Dios para tiempos difíciles”. Se refirió específicamente a los recién declarados santos por el Papa Francisco: san Juan Pablo II y san Juan XXIII y sobre los próximos beatos Álvaro del Portillo y Pablo VI. Mons. Fazio expuso un recorrido histórico sobre la realidad histórica que les tocó vivir y resaltó la manera en la que supieron responder “con mucha paz y alegría” a cada una de las pruebas que Dios le envió a cada uno. Rescató que para vivir el cristianismo y ser santo “hay que estar un poco loco”, como dice el papa Francisco, y que una vida plena al servicio de los demás puede generar cambios relevantes en la sociedad.

Mariano Fazio tuvo contacto directo con el futuro beato Álvaro del Portillo durante algunos años que vivió en Roma y destacó que “era un hombre que irradiaba paz, serenidad y esperanza hasta en las situaciones más difíciles y frente a las decisiones más críticas que le tocaron afrontar. Y con esa paz y con esa serenidad, impulsó obras solidarias y educativas que han hecho y hacen hoy tanto bien a muchísima gente en todo el mundo”.

Documental Trabajar para los demás, con Álvaro del Portillo