“¡Que los argentinos se quieran!”

El próximo domingo 26 de junio se celebra la fiesta de San Josemaría. El mensaje de este santo que visitó Argentina en 1974, invita a perdonar, a comprender, eliminar todo rencor y resentimiento, y a construir un país pensando en los que más sufren. En estos días habrá celebraciones eucarísticas en 30 ciudades el país.

De Argentina

El 26 de junio la Iglesia celebra la fiesta de san Josemaría, sacerdote aragonés, fundador del Opus Dei, que fue declarado santo por san Juan Pablo II el 6 de octubre de 2002. San Josemaría promovió, entre hombres y mujeres de todo el mundo y de toda condición social, la vivencia de la fe a través de las actividades de cada día, poniendo empeño en el trabajo, por amor a Dios y en servicio de los demás: “se trata, en una palabra, de comportarse como cristianos: conviviendo con todos, respetando la legítima libertad de todos y haciendo que este mundo nuestro sea más justo”.

Desde los inicios del Opus Dei, san Josemaría tuvo al continente americano en su corazón, en su oración y en su pensamiento. Fue así que en 1949 comenzaron las actividades apostólicas y solidarias en México y Estados Unidos, y en 1950, en Argentina y Chile. Luego, poco a poco fue llegando a todos los países del continente. En junio de 1974 realizó un viaje de catequesis por América del Sur y, en ese contexto, estuvo 21 días en Argentina, desde el 7 al 28 de junio.

Su mensaje de esperanza, reconciliación y paz echa luz sobre nuestra realidad actual: “¡Llenad de amor esta tierra! ¡Que se quieran! ¡Que los argentinos se quieran!”, repetía con énfasis el santo. Y esas palabras son fuente de inspiración para miles de argentinos y argentinas en tiempos en los que muchas veces cuesta superar divisiones y resentimientos. Asimismo, el Papa Francisco, en su exhortación apostólica Amoris Laetitia, señalaba que “si permitimos que un mal sentimiento penetre en nuestras entrañas, dejamos lugar a ese rencor que se añeja en el corazón, lo contrario es el perdón, un perdón que se fundamenta en una actitud positiva”.

El documental "Aprender a querer", producido en Argentina, muestra la sintonía de los santos de nuestra época y recuerda la unidad del mensaje cristiano en las figuras de Juan Pablo II, la Madre Teresa de Calcuta y san Josemaría. El fundador del Opus Dei animaba a todos a pasar por alto los conflictos: “¿Por qué nos hemos de odiar?” -preguntaba-, “¿por qué voy a querer yo mal a uno que no piense como yo? Si cada uno de nosotros ponemos un poquito de empeño, vendrá la paz y la tranquilidad y la serenidad a este mundo revuelto”. La beata Teresa de Calcuta también señalaba los peligros de vivir en el tumulto, en la envidia, en la infelicidad: “la gente está tan atareada, tan ocupada que no le sonríe uno al otro, no hay tiempo para disfrutar con el otro, de estar juntos, de sonreír, de rezar juntos.”

El mensaje de san Josemaría nos invita a construir un país pensando en los que más sufren y en los que menos tienen. En palabras de Mons. Javier Echevarría, Prelado del Opus Dei,San Josemaría nos decía: yo no he tenido que aprender a perdonar porque el Señor me ha enseñado a querer. Pues si queréis de verdad, si os queréis en las familias, si os queréis entre vecinos, no tendréis problemas para perdonar porque veréis un alma de una hermana, de un hermano, a quien hay que ayudar y a quien hay que facilitar que pueda cumplir con sus deberes”.

En este año jubilar de la misericordia, destaca especialmente aquella invitación de amor fraterno con la que san Josemaría se despidió de los argentinos: “Pasad por encima de pequeñeces, ¡ya es hora de que os abracéis en un abrazo fuerte, fuerte! Nuestra Señora de Luján os bendecirá, y esta Nación será en el mundo una maravilla, y dará mucha felicidad a muchos hombres”.

En Argentina, habrá Misas en todo el país para celebrar la fiesta de san Josemaría.