Mons. Álvaro del Portillo, primer prelado del Opus Dei

El 23 de marzo se conmemora un nuevo aniversario de su fallecimiento. En la Ciudad de Buenos Aires se lo recordará ese día con una Santa Misa en la capilla del Colegio El Buen Consejo del barrio de Barracas a las 18.30 hs.

De Argentina

  El próximo jueves 23 de marzo se conmemora el duodécimo aniversario del fallecimiento del siervo de Dios Mons. Álvaro del Portillo, primer sucesor de San Josemaría Escrivá de Balaguer. Don Álvaro, como lo llaman muchas personas en todo el mundo para acudir a su intercesión, siempre se caracterizó por su carácter afable y sonriente. 

Desde 1975 hasta su muerte impulsó el desarrollo del Opus Dei en todo el mundo, promoviendo el encuentro con Dios en las tareas cotidianas de la vida: en el sacrificio sonriente para atender a un enfermo, en el cuidado del trabajo diario, en la participación cívica, en la amistad, e incluso, en los momentos de descanso y diversión.

Recientemente la Comisión Permanente del Episcopado Argentino ha recordado: "Porque se hace urgente la reconciliación argentina queremos afirmar que ella se edifica sólo sobre la verdad, la justicia y la libertad, impregnadas en la misericordia y en el amor" (Iglesia y Comunidad, n. 34). En este mismo sentido, nos ilumina la vida de Monseñor Álvaro del Portillo, que supo difundir el amor de Cristo secundando las enseñanzas de San Josemaría: "¡Quereos, quereos todos los argentinos! ¡Pasad por encima de pequeñeces; ya es hora de que os queráis y que os apretéis en un abrazo fuerte, fuerte! Por motivos terrenos no tengáis nunca disgustos entre vosotros, ni malquerencias".

En la Ciudad de Buenos Aires, se lo recordará con una Santa Misa en la capilla del Colegio El Buen Consejo del barrio de Barracas a las 18.30 hs.  

Mons. Del Portillo fue ordenado sacerdote en 1944, en Madrid. Años más tarde, ya en Roma, colaboró activamente con el Concilio Vaticano II y fue consultor de la Santa Sede, manifestando así su espíritu de servicio a la Iglesia. Cuando el Opus Dei fue erigido por Juan Pablo II como Prelatura Personal en 1982, Mons. Del Portillo fue el primer prelado. En 1991 fue consagrado obispo por el Santo Padre Juan Pablo II. Una año más tarde, participó de la ceremonia de beatificación de Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei. Don Álvaro falleció en la madrugada del 23 de marzo de 1994, al regreso de una peregrinación por Tierra Santa. Diez años más tarde, en marzo de 2004, comenzó su proceso de canonización impulsado por la diócesis de Roma.