El espíritu cristiano y la libertad individual

La libertad se manifiesta como un don que Dios le da a cada persona para que con los talentos recibidos aporte a este mundo su mejor respuesta.

De Argentina

Luego de trazar unas líneas generales acerca del espíritu del Opus Dei el papa Benedicto XVI, en ese momento el cardenal Ratzinger, decía: "Por todo esto he comprendido mejor la fisonomía del Opus Dei: la fuerte trabazón que existe entre una absoluta fidelidad a la gran tradición de la Iglesia, a su fe , con desarmante simplicidad, y la apertura incondicionada a todos los desafíos de este mundo , sea en el ámbito académico, en el del trabajo ordinario, en la economía, etc. Quien tiene esta vinculación con Dios, quien mantiene un coloquio ininterrumpido con El, puede atreverse a responder a nuevos desafíos, y no tiene miedo; porque quien está en las manos de Dios, cae siempre en las manos de Dios. Es así como desaparece el miedo y nace la valentía de responder a los retos del mundo de hoy".

Junto a esa búsqueda de la unión con Dios, en las tareas habituales de cada persona, el espíritu del Opus Dei está marcado por un profundo amor a la libertad individual . Libertad que se manifiesta como un don que Dios le da a cada persona para que desenvolviendo los talentos recibidos aporte a este mundo su mejor respuesta . Dios mueve a hacer uso de la libertad, sacando provecho de las cualidades que a cada uno se nos ha otorgado, pocas o muchas. Y San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, estimula a desenvolver esos talentos en el lugar donde nos encontremos: en el trabajo (para hacerlo cada día mejor y que sirva de verdad a los demás), en la propia familia (para crear constantemente un ambiente de familia caritativa y alegre), en la sociedad en la que nos desempeñamos (para intentar mejorarla, hacerla más vivible, demostrando que sí es posible un mundo mejor , empezando por nuestro entorno).

Por esta razón, tantas mujeres y hombres que participan de los medios de formación que brinda el Opus Dei han asumido el desafío de dejar una vida quizás en apariencia más cómoda para emprender diversas instituciones humanas en favor de los demás . Así existen un sin fin de iniciativas educativas o asistenciales relacionadas con la Prelatura del Opus Dei, que gestionadas autónomamente por sus directivos, intentan brindar una ayuda en la edificación de la sociedad. Participan de esas instituciones las más variadas personas —incluso no cristianos— y se benefician de ellas mujeres y hombres de todas las condiciones sociales.

Sería muy difícil poder entender el espíritu cristiano —y en su seno al del Opus Dei— sin el deseo de ejercitarse en la libertad y la responsabilidad personal , y si al mismo tiempo no se busca con suma delicadeza el respeto a la libertad de los demás. Por eso San Josemaría Escrivá, a quien la Iglesia recuerda en estos días, afirma con su claridad aragonesa: "Mienten los que dicen que somos integristas. Mienten los que dicen que somos progresistas. Somos libres . Amor a la libertad. Sin embargo, como el mundo está ahogado por tiranías, quizás habrá gente que no nos entienda. Por eso, porque son tiranos, y no son capaces de comprender a las almas que caminan con la libertad de los hijos de Dios. Nosotros hemos de ser campeones de la libertad".

  • Diario Clarín | P. Patricio Olmos, vicario del Opus Dei en la Argentina