Desde hace un año, una imagen de San Josemaría está entronizada en la Basílica de Nuestra Señora del Pilar de Buenos Aires

Una imagen de San Josemaría está entronizada desde septiembre de 2009 en la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, uno de los templos más bellos y simbólicos de la Ciudad de Buenos Aires.

De Argentina

La Basílica del Pilar

En el pórtico que da acceso al atrio figura la fecha: año 1776. Las primeras obras habían comenzado en 1715. Emplazada en el Barrio Norte, adyacente al cementerio de La Recoleta, tiene en un radio de unos mil metros varios centros de la Obra: el Centro Universitario de Estudios (CUDES), en la calle Vicente López; el Centro de Extensión Cultural (CEC), en la calle Montevideo, y la Residencia La Ciudadela, en Rodríguez Peña y Las Heras.

De estilo colonial y enmarcada por parques con gomeros majestuosos y centenarios, la fachada del Pilar es admirada por vecinos y visitantes de Buenos Aires, de otras provincias del país y extranjeros. En su interior se destacan su magnífico altar mayor y seis altares laterales, que alojan múltiples imágenes antiguas de gran valor artístico.

La imagen de San Josemaría

Algunos devotos de San Josemaría, que frecuentan habitualmente la parroquia, propusieron al párroco la posibilidad de entronizar una imagen del santo en uno de los altares del templo. Contaban con el antecedente de que pocos años atrás habían sido entronizadas también dos nuevas imágenes: Santa Teresita de Lisieux y la Madre Teresa de Calcuta.

La propuesta fue bien recibida por todos los sacerdotes del Pilar, y pidieron que se respetara el estilo y la técnica de todas las otras imágenes del templo, algunas de las cuales cuentan con más de doscientos años: tallas en maderas policromadas. Este requisito dio por tierra los planes originales de poner una imagen moldeada en arcilla, y también la de elegir una bellísima imagen fundida en bronce, proveniente de Roma, del mismo autor que la entronizada por el Papa Benedicto XVI en la basílica de San Pedro.

Ceremonia de entronización, en septiembre de 2009. Durante la Misa la imagen estuvo colocada al lado del altar y al finalizar fue llevada en procesión

La imagen fue encargada a un escultor ecuatoriano, que contaba con la experiencia específica de haber realizado otras estatuas del fundador del Opus Dei y que propuso realizar una imagen de San Josemaría revestido con ornamentos solemnes  y en actitud de bendición. Fue presentada al párroco una foto de otra imagen similar del mismo autor. El párroco, conjuntamente con el consejo parroquial, dio su aprobación, aunque estableció que no debía llevar aureola para seguir el estilo de las otras imágenes del templo.

La imagen fue entronizada finalmente en el altar del Señor de la Paciencia y la Humildad (Cristo en Agonía), al cabo de la misa solemne de la Fiesta de la Exaltación de la Cruz, concelebrada por sacerdotes de la Parroquia y de la Prelatura, el 14 de septiembre de 2009. Al costado del altar, una cartulina da información a los visitantes sobre las características de las imágenes. La correspondiente a San Josemaría dice sencillamente: “San Josemaría Escrivá (Fundador del Opus Dei). Talla en  madera policromada. Imagen moderna tallada en Ecuador. Entronizada el 14 de Septiembre de 2009”.

El altar donde se encuentra la imagen de San Josemaría (izquierda)

Transcurrido un año de la entronización puede constatarse la devoción a San Josemaría de todos los que concurren a la parroquia y los turistas que la visitan. Al pie de la imagen, sobre el altar, hay siempre estampas del fundador de la Obra, que deben ser repuestas varias veces por semana por la gran cantidad que se retiran. Una mañana por semana, un sacerdote de la Obra administra el sacramento de la confesión en uno de los confesionarios próximos a la imagen.